Pensar en la estructura física del call center es fundamental para garantizar la comodidad de los colaboradores y, consecuentemente, mejorar la atención y la relación entre empresa y clientes. Por eso, la línea Mondo lleva en sí el concepto de que algunos detalles pueden hacer el día a día más simple, contribuyendo visualmente con el ambiente y favoreciendo el bienestar de las personas.